Los hechizos de amor y sus tipos

Los hechizos de amor están a la orden del día y cada vez hay una mayor cantidad de personas que se interesan en realizarlos. A pesar de que lo recomendable es que elijas un vidente profesional que sea capaz de realizar estos amarres, lo cierto es que, puedes hacerlo por ti mismo en casa.

Realizar un amarre de amor casero no es algo tan complejo, especialmente porque hay muchas guías y tutoriales que puedes seguir. Muchos piensan que estos amarres caseros no son tan efectivo, sin embargo, lo cierto es que los hechizos caseros pueden llegar a ser igual de efectivos que uno realizado por profesionales.

Tipos de hechizos de amor

1. Hechizos de atracción

Los hechizos de atracción son un poderoso conjunto de hechizos utilizados para tratar con la forma en que otros ven o piensan en uno. La gente a menudo pide hechizos de atracción para cumplir sus deseos en diferentes aspectos (amor, carrera, prosperidad y riqueza).

2. Hechizos de enamoramiento

Para algunos, los hechizos de enamoramiento son uno de los más fáciles de realizar, y, por supuesto, son unos de los más populares. Una de las mayores ventajas que tienen estos hechizos es que no suelen tener efectos secundarios, lo cual hace que resulten ser bastante seguros.

La cuestión es que el poder de la magia de los hechizos de enamoramiento es poderoso y no debe tomarse a la ligera. Si lanzas un hechizo de enamoramiento que no esté realizado correctamente, el hechizo es probable que no funcione.

3. Hechizos de compromiso

¿Tienes problemas con el compromiso?

Si tienes curiosidad por saber cuán comprometido está tu pareja contigo, la mejor opción es probar un hechizo de compromiso. Muchos eligen este tipo de hechizos porque suelen mostrar efectos positivos y apenas tienen síntomas siempre que el ritual se haga correctamente.

A continuación, te propongo uno fácil de realizar en casa: este hechizo se llama “recuperar a un amante perdido” y necesita un par de ingredientes, incluyendo una vela roja, una vela blanca, un pedazo de papel, una cinta roja, una foto de tu amante, un marcador negro y una tela negra.

¿Cómo se hace?

Empieza la sesión escribiendo el nombre de tu amante en el papel tres veces con el rotulador negro. Enciende la vela blanca y colócala a tu izquierda; después, enciende la vela roja y colócala a la derecha. Ahora tienes que chamuscar los extremos horizontales del papel desde el lado de la vela blanca. A continuación, pasa a los extremos verticales del papel desde el lado de la vela roja. Ten cuidado de no quemar el papel.

Pasemos al siguiente paso: coloca las dos fotos tuyas y de tu ex en el papel y luego envuélvelas todas con la tela negra. Puedes conseguir la tela negra en cualquier lugar de tu casa. Asegúrate de que está limpia antes de utilizarla para el ritual. Ata la parte superior con una cinta roja; a continuación, sujeta el fondo de la bolsa sobre la vela roja y canta 3 veces:

” Querido Dios, por favor, escucha mi oración y devuélveme a mi amante. “

Sigue realizando el mismo proceso con una vela blanca. Para sellar el hechizo, debes enterrar la bolsa bajo tierra. En el caso de que no tengas un jardín, puedes optar por enterrarlo en una maceta, lo cual también cumplirá la función.

4. Hechizos de matrimonio

‘Quieres casarte conmigo’ parecen simples palabras; sorprendentemente, pueden crear magia. Si necesitas ayuda con tu vida marital, entonces los hechizos de matrimonio son todo lo que necesitas. Hay dos tipos de hechizos de amor: exuberantes y de compromiso. Los hechizos de matrimonio son una rama de los hechizos de compromiso y garantizan efectos duraderos.

Para aquellos que desean hacer que su cónyuge le sea fiel para siempre, es importante que conozcas este hechizo:

El único ingrediente que necesitas es un cordón de seda rojo.

Cuando se acerque la hora de acostarse, debes poner el cordón debajo de la almohada. Permanecerá en el mismo lugar durante todo el tiempo que vayas a dormir. Espera a que tu pareja se duerma profundamente, y lo siguiente es sacar el cordón y hacer siete nudos en él. Acuérdate de mantener ese cordón para ti en una zona privada. Su lealtad está asegurada siempre y cuando el cordón rojo esté bien protegido y no se afloje ninguno de los nudos.